Mobimundo
Una forma única de trabajar.

Un poco de historia

foto
foto

La empresa PEÑA VARGAS cumplirá 90 años en 2021 con el orgullo de mantener las señas de identidad que imprimió al negocio familiar su fundador, nacido en Madrid, casado con madrileña y todo un ejemplo de emprendedor comprometido con las vanguardias europeas y el mueble de diseño.

La empresa fue fundada por  CESÁREO PEÑA VARGAS en 1.931 y en los duros años de la posguerra española la hizo crecer  con su esfuerzo y posteriormente con sus hijos, que siguen regentando a día de hoy el negocio familiar, afirmado en los mercados doméstico e internacional como referencia obligada en el mueble metálico de Forja y de Latón.

PEÑA VARGAS
ha ido reafirmando a lo largo de su historia su compromiso de fabricar el producto enteramente en España y de una forma artesanal, contando con medios de fabricación sofisticados para mejorar ciertos procesos, pero dando el protagonismo al trabajo de un centenar de profesionales artesanos que constituyen el activo más importante de esta Empresa, según sus propietarios.

PEÑA VARGAS tiene presencia en tiendas en toda España, con una red de representantes exclusivos –en plantilla- y otros que comparten con distintas empresas de otros sectores productivos. Asiste anualmente a la Feria Hábitat, la feria Internacional del Mueble e Iluminación de Valencia prácticamente desde su creación, y también participa en otras ferias internacionales, además de exportar sus productos a distintos países de la UE.

En los años del “boom” del Latón PEÑA VARGAS se convirtió en una empresa netamente exportadora y llevó su gama de mobiliario al mundo árabe y el Lejano oriente, donde las camas de latón brillo -elaborado artesanalmente- arrasaron. También introdujeron sus productos en Estados Unidos, hasta que el desfavorable contexto internacional y la irrupción de los productos fabricados en China pusieron en cuarentena el mueble “made in Spain”.

Con la recuperación del sector en el escenario internacional. Los propietarios de PEÑA VARGAS han redoblado sus esfuerzos para atacar de nuevo el mercado exterior, principalmente el mercado europeo, en competencia con sus eternos rivales, los fabricantes italianos.


UN POCO DE HISTORIA

Eran tiempos difíciles para los emprendedores y CESÁREO PEÑA VARGAS, nacido en  Madrid en el Puente de Segovia, aparece en Bilbao tratando de abrirse paso en el mundo industrial. La guerra civil cercena sus proyectos vitales y está a punto de emigrar a América en busca de un futuro prometedor para los suyos. Una moneda al aire … y el destino le retiene en España. Enseguida puede comprobar que las condiciones de vida de la mayoría de los españoles –víctimas de la durísima posguerra- le impiden dar rienda a su creatividad ya sus inquietudes artísticas.

A pesar de ser un apasionado seguidor de las vanguardias europeas –Walter Gropius, fundamentalmente-, y de los emergentes diseñadores italianos, los primeros productos que salen de su taller son muebles convencionales capaces de satisfacer las necesidades básicas de la deprimida sociedad de posguerra.

CESÁREO PEÑA VARGAS se instala definitivamente en Madrid. Madrileño él, y también madrileña Carolina Rodríguez –su esposa- nacida en la calle de San Bernando. La vocación innovadora del empresario recién llegado a la capital de España le acerca hasta la Ciudad Lineal, un proyecto constructivo del genial Arturo Soria con el que pretendía armonizar vida laboral y vida familiar.

El fundador levanta un pequeño taller de muebles junto a la vivienda; los empleados forman parte de la familia, y conforme van creciendo, los hijos –nueve en total- se van incorporando al negocio familiar.

El crecimiento de la población obliga a CESÁREO PEÑA VARGAS  a construir a finales de los sesenta una fábrica en la madrileña localidad de San Fernando de Henares, donde –por cierto- se encuentra en la actualidad la sede de la Compañía.

Con el traslado de Arturo Soria a San Fernando de Henares, el proyecto del empresario madrileño alcanza una fase de madurez, y su progresión constante le otorga el merecido lugar que ocupa actualmente en el panorama del mueble metálico español.

En la actualidad la empresa tiene varias instalaciones repartidas por la Comunidad de Madrid
. La sede central permanece en la fábrica de San Fernando de Henares y cuenta con dos fábricas más, una en la carretera que une Torres de la Alameda con Loeches y finalmente una fábrica de tapicería en Móstoles.


PRIMERO FUE EL LATÓN. AHORA, FORJA EN COLOR

Una de  las virtudes de la empresa PEÑA VARGAS es su capacidad de adaptación a un mercado cambiante. Las modas en decoración, el diseño italiano principalmente, condicionan la elección del producto. En los últimos quince años se ha instalado en los hogares la moda de la forja, que tomo el relevo al Latón. En ambos casos  CESÁREO PEÑA VARGAS se ha alzado con la titularidad en el competido mercado del mueble para dormitorio.

La Forja que era un metal trabajado para el exterior de la vivienda –verjas, jardín …- entra en las casas por la puerta grande y se instala en las distintas estancias para quedarse. Es un mueble muy decorativo, muy resistente, duradero, que a la gente le gusta para conservarlo y, a ser posible, que pase de generación en generación. Son piezas de un cierto coste que se revalorizan pasado un tiempo: pueden llegar al trastero porque surja otra moda, pero lo rescatará –seguro- un hijo, una nieta, que después de restaurarlo volverá a situarlas en lugar preminente.

El último “grito” es la Forja en color, que nos llega desde Italia como de costumbre, y que PEÑA VARGAS fabrica con extremada sofisticación. En sus camas de Forja se utilizan las barras redondas, pero también la barra cuadradillo, la pletina, se juega con barra plana, cuadrada o redonda, y luego se le da el acabado artesanal, incorporando en determinadas piezas pan de plata que es una hoja extrafina que se incrusta de una forma muy delicada. Con pinzas, y luego se tiene que pegar y patinar con otras tonalidades, desde el marrón chocolate pasando por unos tonos dorados suaves, llegando casi al plata…

La decoración ha cambiado mucho en los cabeceros, hay diseños contemporáneos que recuerdan a la caligrafía, con detalles tan delicados que parecen volutas. En definitiva, el Latón, que llegó a ser el metal de moda hace unos años para la producción de camas y otros muebles de dormitorio, ha cedido el paso a la Forja.

PEÑA VARGAS ha sido conocida desde su creación por el Latón, que es un material muy noble y perdurable al que los propietarios actuales quieren rendir un homenaje. Ahora fabrican pocas cosas en Latón, pero reconocen que con él se pueden crear todas las formas imaginables, su mantenimiento es fácil, gracias a los hornos y los procesos de barnizado, y se puede encajar en una decoración moderna –acabado brillante-, o una más sibarita, con acabados de anticuario.

 

Noticias relacionadas
Nuevo catálogo Mobimundo
04/09/2020
Nuevo catálogo Mobimundo
En dos tomos: Ambientes Singulares y Auxiliares Deco
Nueva Web de Peña Vargas
02/03/2020
Nueva Web de Peña Vargas
Más estructurada y con mejor diseño
Peña VargasMobimundo

ESPAÑA / SEDE CENTRAL
Carretera, M-225, Km 2,200
28890 Loeches - Madrid (ESPAÑA)
Telf: 91 675 60 33 - Fax: 91 676 66 12
E-mail: info@pvargas.com
 

ITALIA / DELEGACIONES

SICILIA
Telf: 347 622 1558 - E-mail: enzo.infant@gmail.com

ROMA - LAZIO
Telf: 320 040 3399 - E-mail: giodisomma@alice.it

NÁPOLES - CAMPANIA
Telf: 331 987 8614 - E-mail: segreteria@arredo3.info

© 2020 PEÑA VARGAS, S.A.. Todos los derechos reservado. Aviso legal · Política de privacidad · Política de cookies